Confesiones de una escritora desinspirada. Semana 1

christina-birs-confesiones-de-una-escritora-desinspirada-S1

Confesiones de una escritora desinspirada. Semana 0

Semana 1

El lunes pasado os decía que la falta de tiempo me pasaba factura a la hora de escribir. Pues bien, hoy os confieso que desde hace seis semanas tengo todo el del mundo. Un pequeño percance en el trabajo me dejó como “regalo” el ligamento del tobillo rasgado, así que, desde entonces, estoy a reposo absoluto. «Menuda bicoca», pensaréis. Pues no. Porque por más que la busco, la creatividad sigue sin aparecer, así que de nada me sirve estar plantada como un pasmarote delante de la pantalla del ordenador.

A la desesperada, y tirando de manuales y de apuntes de cursos de escritura creativa —y, cómo no, de Google—, durante varios días probé diferentes métodos para espabilar mi imaginación: desde la lluvia de ideas hasta escuchar música clásica —para mí, el silencio es sagrado a la hora de escribir—, descargar aplicaciones creativas, suscribirme a tropecientos blogs que dicen tener el secreto para resetear tu mente bloqueada o, por probar, reordenar mi mesa. Pero, para que os voy a mentir, ninguno me dio resultado (o por lo menos el que yo esperaba).

Mi técnica de inspiración, como pude comprobar cuando escribí Contando estrellas, se encuentra al aire libre en forma de paseo o de un poco de ejercicio. Pero, obviamente, con el pie inmovilizado, esto es imposible, así que despejar y aclarar la mente, de momento, me está resultando de lo más complicado.

Asumido que a pesar de tener ya claras las ideas principales de la novela, todavía iba a tardar un poco en empezar a darles vida, estoy aprovechando este tiempo para otros menesteres que pueden ayudarme una vez arranque con su escritura. Por ejemplo, actualizar El ágora de las letras —mi blog sobre eventos literarios—, lo que me ayuda a no perder el hábito diario de escribir, o, como vengo haciendo desde hace unos días, tomar contacto con el programa Scrivener.

No voy a negar que hasta ahora me las apañé bastante bien con Word, pero esta vez quiero darle una oportunidad a Scrivener, sobre todo porque así puedo tener a mano la información que me ayudará a documentarme sobre la época en la que transcurre la novela. Así que en esas estoy ahora, peleándome con la que será mi nueva herramienta de trabajo, porque, sinceramente, no tenía ni la más remota idea de por dónde empezar.

Como veis, sigo casi en el punto de partida, además de abonada al temido bloqueo del escritor. Espero poder traeros mejores noticias la próxima semana 😉 .

Confesiones de una escritora desinspirada. Semana 2

planeta-birs-lista-correo

Deja tu comentario: