2018, borrón y cuenta nueva. Confesiones de una escritora desinspirada.

Dicen que el tiempo influye en nuestro estado de ánimo; quizá por eso, porque ha amanecido lluvioso, las Confesiones de una escritora desinspirada de hoy van a ser un poquito sentimentales.

Como es normal en esta época del año, toca hacer balance, así que ¡allá vamos 😉!

Para mí, el 2018 fue un año de más sombras que luces. Un tema laboral influyó en los demás aspectos de mi vida e hizo que los últimos doce meses estuviese bastante perdida. Por suerte, desde hace unas semanas, ya vuelvo a sonreír 🙂.

Quizá por eso, porque la situación vivida me llevó a filosofar unas cuántas veces, en este 2018 he tomado varias decisiones que me han llevado a encontrarme como escritora y a descubrir mi pasión por el mundo de la edición.

La más importante ha sido recuperar los derechos sobre Contando estrellas. Como en toda relación, cuando una de las partes no se encuentra a gusto, lo mejor es romperla; y en mi caso, eso ha sido lo que ha pasado. Como ya os confesé, son cosas de la ingenuidad de la primera vez 🤷…

En solicitar la rescisión del contrato —aunque lo llevaba sopesando desde hacía bastante tiempo— tuvo mucho que ver mi visita a la Feria del Libro de Frankfurt. Pasar dos días en el “Paraíso” me hizo ver que, con ganas e ilusión, todo es posible; que si una puerta se cierra, siempre habrá una ventana abierta. Una ventana en la que quizá nunca habías reparado y que no solo te sirve de vía de escape, sino también de entrada a un mundo nuevo. Un mundo en el que, ahora sí, me siento totalmente identificada y, por fin, comienzo a progresar en la escritura tras un largo período de sequía.

Después de haberle dado vueltas y vueltas, me doy cuenta de que he estado forzando la máquina porque quería escribir algo que no me salía de forma natural; pero la maldita “marca de escritor” mandaba. Y de nada sirve crear textos huecos y vacíos, porque ese es el resultado de escribir sin sentimiento, de trabajar historias que no te llevan a ninguna parte.

¿Por qué? Porque yo lo que quiero es disfrutar delante del teclado e involucrarme tanto en las tramas que las viva de forma tan intensa como los protagonistas —como me ocurrió, aunque ahora veo que un poco a medias, con Contando estrellas—. Y eso es lo que quiero transmitir a los lectores: Pasión en cada palabra que escriba 😃.

Muchos lo considerarán un suicidio escritoril, lo sé. Yo, sin embargo, prefiero verlo como el inicio de una nueva vida 😜.

Sí, mis querid@s birsian@s, se trata de una despedida como escritora de novela romántica —¡que no como lectora!—. Pero todo a su tiempo, de momento no adelanto novedades 😉.

Felices Fiestas y ¡hasta el año que viene! 😘

➡ Fuisteis varios los que me preguntasteis qué planes tenía para Contando estrellas. Gracias por vuestro interés 😍. De momento, la voy a guardar en un cajón, pero más pronto que tarde la sacaré de nuevo para reescribir algunas partes con vistas a reeditarla 🙂. Eso sí, me lo voy a tomar con calma…

christina-birs-sigueme-en-facebook

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.