La autopublicación está de moda (y lo sabes)

la-autopublicación-está-de-moda-christina-birsNo cabe duda de que la autopublicación ha irrumpido con fuerza en el panorama editorial actual. El acceso a Internet y la aparición de portales que facilitan a los escritores todo tipo de recursos para hacer realidad su sueño de publicar un libro, algo que hasta hace bien poco era muy difícil, son básicamente los ingredientes necesarios de esta fórmula editorial —que no es nueva— a la que los autores comienzan a recurrir con bastante frecuencia; tanto, que hasta las grandes casas editoriales están creando nuevos sellos especializados en autopublicación.

Pero ¿por qué es tan atractiva? Uno de los principales motivos es la dificultad de que un manuscrito sea valorado por una editorial tradicional —en especial si se trata de un autor novel—, si bien la rentabilidad de las ganancias generadas con la venta de libros, la posibilidad de figurar en el catálogo digital de librerías —tanto físicas como virtuales— a nivel mundial y el hecho de que sea el autor quien controla en todo momento el proceso editorial son los factores clave.

Conscientes de este boom, los principales grupos en España —entiéndase Planeta y Penguin Random House— ya se han puesto manos a la obra. Y es que, viendo que este fenómeno está pisando con fuerza y que es una clara competencia directa para sus intereses empresariales, han optado por crear sus propios sellos de autopublicación. No obstante, ninguna de las firmas especializadas en este tipo de servicios consigue hacerle sombra a Amazon. Y es que, a diferencia de ellas, autopublicar en su plataforma, Kindle Direct Publishing, es gratuito. Desde mi punto de vista, todas ellas son un arma de doble filo si no se sabe manejar de la manera adecuada, ya que muchos autores, quizá por desconocimiento o por confusión de términos —editar no es lo mismo que publicar—, se limitan a autopublicar su manuscrito, olvidándose por completo del factor más importante en todo el proceso: la edición.

christina-birs-la-autopublicación-está-de-moda-imagen-01
Un resultado perfecto conlleva muchas horas de edición previas a la publicación (y algún que otro dolor de cabeza).

Y es que la calidad es algo que no se debe descuidar. Nunca. Por muy bien escrita que esté una obra, previamente a su lanzamiento siempre ha de ser revisada por un profesional. Y en este punto la figura del corrector es clave. No basta con utilizar el corrector de Word o del programa empleado, darle a guardar y subirlo a una plataforma digital (para eso ya está Wattpad). No. Hay que respetar al lector que ha comprado la obra —no se debe olvidar que está pagando por un producto— y, por ello, se debe ofrecer una mínima calidad. No entro a valorar si la lectura en sí gusta más o menos, ya que los gustos son muy personales, me refiero a calidad editorial en cuanto a correcciones, tanto ortotipográficas como de estilo, diseño de cubiertas, maquetación… Sin duda, el proceso editorial es algo esencial y no se debe prescindir de él.

Por ello, la formación es indispensable para todas aquellas personas que opten por la autoedición y la autopublicación. Contar con unos conocimientos en la materia, aunque sean básicos, es fundamental a la hora de realizar y presentar un trabajo de calidad. Por descontado que si a pesar de ello el resultado no es el adecuado, se debe recurrir a un profesional antes de comercializar el libro. De todos modos, insisto en que la revisión por parte de un corrector nunca está de más.

Esta frecuente falta de calidad derivada de una mala gestión a la hora de autoeditar contribuye a que, lamentablemente, a día de hoy aún se tenga la idea errónea de que un escritor autopublica porque no tiene opción de formar parte del catálogo de una editorial tradicional. Pero nada más lejos de la realidad. Son muchos los autores, incluso consagrados, que recurren a esta vía por diferentes motivos, algunos por probar, otros por ser la moda y, los que más, por los beneficios económicos que les reporta esta modalidad, tal como decía unas líneas más arriba. Eso sí, los «grandes» confiesan que autopublican, pero que no autoeditan, ya que reconocen que detrás de su trabajo siempre hay un corrector, un maquetador, un portadista… Además, y en relación con esto, hay que mencionar que autores que triunfan en la actualidad en el «sistema tradicional» comenzaron su carrera literaria autopublicando. Y es que muchas editoriales a menudo ofrecen contratos a aquellos escritores que cosechan éxitos como autopublicados.

jane-austen-una-escritora-indie-en-la-inglaterra-de-la-regencia-christina-birs
¿Sabías que tres de las cuatro novelas que Jane Austen publicó en vida son fruto de la autopublicación? Descubre la historia haciendo clic en la imagen.

Pero ¿realmente un autor autopublicado puede conseguir ser un bestseller? Rotundamente sí. Y en este punto, una vez más, el marketing lo es todo. Una buena campaña puede encumbrar a un libro que, a lo mejor, de haber sido publicado bajo un sello modesto, no habría pasado de los 100 ejemplares vendidos.

Cierto es que uno de los «obstáculos» a los que se deben enfrentar los escritores autopublicados es la dificultad de ver sus obras en las grandes librerías, ya que éstas tienden a trabajar de forma exclusiva con editoriales. Por suerte, son cada vez más las pequeñas librerías que dan una oportunidad a los libros de autores indies.

No obstante, bajo mi punto de vista, lo que más daño hace a la autopublicación es la proliferación de empresas piratas que ofertan estos servicios. Se aprovechan del auge que está viviendo esta fórmula para estafar a personas que ponen toda su ilusión y su esfuerzo en escribir un libro, tarea nada sencilla. Afortunadamente, y gracias a la colaboración entre los propios autores, se les va poniendo nombre, lo que ayuda a prevenir nuevos fraudes.

En conclusión (y según mi perspectiva): La autopublicación va a ser la tendencia hacia la que el sector editorial derivará en el futuro. Es muy beneficiosa en el sentido de que se trata de una herramienta de difusión cultural que está al alcance de todo el mundo, pero carece de tal valor si no se atienden ni respetan unos estándares mínimos de calidad (y lo sabes).

¿Y tú, qué opinas sobre la autopublicación? Cuéntamelo en un comentario 😉.

#tips

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.